Spanish

Spanish (4)

Enseñar español a alumnos asiáticos: parece lo mismo pero no lo es 03 Mar
Written by  / Published in Spanish

Seguro que en alguna ocasión has considerado dejarlo todo e irte a enseñar español a un destino asiático. Incluso puede que lo estés pensando ahora mismo al leer el título. No deja de ser una aventura el cambiar de lugar, conocer una cultura y un idioma distintos y, en definitiva, vivir una experiencia nueva. Asia (y en concreto Asia Oriental y el Sudeste Asiático) tiene destinos muy atractivos y muy solicitados como pueden ser Japón, Corea del Sur, China o Tailandia.

La pregunta es: ¿cómo de diferente es enseñar a alumnos asiáticos con respecto a los europeos y americanos? No hay una sola respuesta, pero sí que hay muchos rasgos distintos y que probablemente te hagan sentir que es una labor difícil por una cultura diferente y un modelo educativo que no se corresponde con el que muchos tenemos o hemos tenido. Vamos a ver algunos de esos rasgos junto con algunos consejos.

Confucianismo

 

El confucianismo es el conjunto de ideas y doctrinas que promulgaron los seguidores de Confucio a su muerte y tuvo una especial relevancia en Japón, Corea, China y Vietnam. Esto es visible a día de hoy en muchos casos en Asia.
Por ejemplo, la piedad paternofilial confuciana establece que hay que respetar a los padres y a sus decisiones. Eso tiene una influencia directa en la vida de los hijos.

En Corea del Sur muchos estudiantes han de obedecer a sus padres y estudiar lo que les dictan, no lo que realmente desean. En Tailandia los hijos han de mantener a los padres hasta que fallezcan y están en eterna deuda con ellos por traerles al mundo. Este respeto también se tiene a los mayores y a los profesores, que por lo general son figuras respetadas en la sociedad. De ahí, entre otras razones, que en muchos casos lo que dice el profesor es incuestionable. La enseñanza no está centrada en el alumno sino en el profesor.

Otro factor importante del confucianismo es el carácter colectivo. El individuo forma parte de un sistema y no está bien visto que destaque por individualidades. Esto responde al refrán japonés:

出る釘が打たれる

(deru kugi ga utareru, el clavo que sobresale se lleva un martillazo).

Todos bien alineados e iguales. Es por eso que los alumnos asiáticos suelen ser reservados y no tienden a participar en clase: su enseñanza ha sido siempre pasiva y están acostumbrados a tomar notas mientras el profesor habla, no a intervenir. Tienen además miedo de participar, cometer un error y ser el blanco de las risas de sus compañeros (lo que en Tailandia se conoce como “perder cara”).

13467369_1795133124055784_839982070_o
¿Qué puedes hacer en estos casos? Tratar a los alumnos con cariño y con cercanía. Hazles ver que quieres que participen de forma activa. Cuando expliques, haz preguntas para que vean que quieres que hablen. Fomenta la participación de manera positiva (regalar un dulce a alguien que levanta la mano y dice algo bien es mano de santo). Hazles sentir un ambiente distinto al que están acostumbrados. Enséñales que el error es algo bueno para aprender. Al principio les costará, pero en cuanto se acostumbren lo notarás y lo agradecerás. Ellos a ti también.

Falta de motivación e interés

 

No es raro en absoluto que en tu clase veas alumnos que se echan a dormir o que se pasan la hora con el teléfono. Esto significa dos cosas: por una parte, el docente asiático suele perdonar esto porque le parece bien mientras el alumno no interrumpa en la clase. Por otra, que no tiene interés. Esto va relacionado con estudiar por obligación y con la piedad paternofilial mencionada antes.

Por ejemplo, en Tailandia hay escuelas en las que se ha de estudiar una lengua optativa a la fuerza además del inglés. Los alumnos carecen de motivación y se nota que no están interesados. De igual manera, muchos japoneses en la universidad se han metido en español porque han escuchado que era fácil o el profesor era muy guapo. No son motivos serios y eso lleva más pronto que tarde al hartazgo. También está el caso opuesto: hay estudiantes chinos que asombran por lo muchísimo que pueden aprender en poco tiempo. Saben que pueden encontrar un trabajo en el que usar el español y se esfuerzan en aprender.13518078_1795133237389106_655644312_o

¿Cómo combatir la falta de interés? Conócelos. Enséñales aspectos conocidos de tu país, interésate por sus gustos y empléalos. La comida española es una apuesta segura. De hecho en Asia en general son muy gourmets (el pasatiempo preferido de tailandeses, singapurenses y japoneses suele ser comer). También les encanta pasar tiempo con el móvil y hacerse fotos. Aprovecha esos puntos a tu favor: una sesión de Kahoot con alumnos tailandeses de instituto puede cambiar su visión de la enseñanza (y probablemente los gritos y vítores sean ensordecedores). Una propuesta para participar en un concurso de ELE mediante Instagram o crear un grupo de Facebook para estar siempre en contacto es otra buena manera de mantenerlos contentos. Los chinos lo hacen con WeChat, el Whatsapp chino: puedes tener un grupo dedicado a tu clase y preguntas no faltarán. El componente lúdico te ayudará bastante si sabes cómo emplearlo.

Si algo funciona… ¿para qué tocarlo?

 

Ya hemos hablado de que el modelo de enseñanza en Asia va enfocado al maestro y en muchos casos es memorizar, memorizar y más memorizar. Los chinos, coreanos y japoneses funcionan así cuando se tienen que preparar para los exámenes de ingreso a la universidad. ¿Es aburrido? Sí. Pero si funciona, en vez de cambiar su método, aprovéchate de él. Los chinos y coreanos (sobre todo los primeros) son máquinas de memorizar. Las listas de palabras les encantan. No siempre es así: también hay alumnos que responden a otras necesidades y en ese caso tendrás que atender a lo que ellos necesitan. En definitiva, si algo da buenos resultados, es mejor dejarlo estar y no arriesgar.

Barreras idiomáticas

 

Debido a la diferencia geográfica y a pesar de la moda de aprender lenguas extranjeras, los asiáticos suelen tener dolores de cabeza para aprender lenguas extranjeras, principalmente inglés. En Asia sólo se habla de manera oficial en Malasia, Singapur, India, Bangladesh y Filipinas (y no todo el mundo lo habla). Si hablamos del español, tan sólo Filipinas tiene un legado de varios miles de palabras procedentes de la lengua de Cervantes en el tagalo y un criollo del español, el chabacano, que sólo se habla en Zamboanga. Vamos, que lo de aprender lenguas extranjeras no es una empresa fácil en Asia.

¿Qué puedes hacer al respecto? Lo que te dicte tu centro, por una parte, e intentar aprender la lengua de tus estudiantes por otra. Es posible que en tu lugar de trabajo te impongan el hablar únicamente en español, que la enseñanza de español la hagas en inglés o incluso que te permitan usar la lengua local. En cada sitio es distinto pero el hecho de que no puedas usar la lengua local no exime de poder aprenderla. No por nada, sino porque al aprender la lengua podrás comunicarte de forma efectiva, dejando atrás la frustración que supone la incomprensión, y además podrás entender la cultura y el pensamiento de la gente. El tailandés, por ejemplo, es una lengua compleja que tiene unas normas que hay que seguir y está diseñado para que se cumplan a rajatabla. Exactamente igual que la moral tailandesa. Chinos y japoneses se guían en su vida por caracteres que vienen de pictogramas (los japoneses además con dos silabarios, hiragana katakana). Con un cierto nivel, descomponer caracteres y palabras ayuda, incluso sin saber la pronunciación o el significado exacto, a hacerse una idea de los preceptos e ideas que rondan por la cabeza de la gente cuando hablan. Además, siempre es bueno aprender una lengua extranjera para ver qué estructuras usan tus estudiantes y entenderlos. Muy probablemente les caigas en gracia si haces uso de tus habilidades lingüísticas.

Interesante, ¿verdad? Será un placer saber que la explicación de estos conceptos te ayuda a hacerte una idea de cómo enseñar en Asia. ¡Hasta pronto!

Hace unas semanas estaba navegando en busca blogs interesantes sobre China y encontré Pásame esa China escrito por un profesor de español en la ciudad de Shaoxing, provincia de Zhejiang. Me entró la curiosidad de saber los motivos que le habían llevado en 2010 irse a trabajar a esta “desconocida” ciudad, así que le pedí de hacer una entrevista para Sapore di Cina. Pues bueno este es el resultado:

Como enseñar español en el mundo

Paco, recientemente en Sapore di Cina hemos estado escribiendo mucho sobre la mejor forma de encontrar un trabajo en China, ¿Cómo lo hiciste tu para encontrar tu trabajo?

Bueno, lo mío bien puede llamarse destino, predestinación o, simplemente, potra. La oportunidad me vino de la mano de un gran amigo, colega de departamento, con el que trabajé y viví cuando estaba en la India. El susodicho tenía muchas ganas de irse a China, y lo seleccionaron para trabajar en una universidad, aquí en Shaoxing. Al año siguiente, cuando yo trabajaba en una escuela en Costa Rica, me envió un e-mail diciéndome que el siguiente curso habría una plaza de profesor que iba a quedar libre. Me ayudó a mover mi currículo por el departamento de español, les gusté y aquí sigo hasta hoy.

En los medios de comunicación españoles últimamente se está vendiendo que el español está consiguiendo importancia internacional y que países como China o Brasil necesitan gran cantidad de profesores de español. Sin embargo cuando he buscado ofertas de trabajo para enseñar español en China parece que no hay muchas, incluso menos que otras lenguas mucho menos habladas como el italiano o el alemán. Siendo tú un profesor de español, ¿Cómo ves el mercado laboral para gente que quiere venir a China a enseñar español? ¿Crees que hay posibilidades de encontrar trabajo para gente sin experiencia o formación?

La verdad es que no existe ninguna relación entre lo que nos quieren vender y la realidad. Por mi experiencia, el español, aun habiendo ganado importancia en los últimos años, todavía no es tan requerido como otras lenguas. La mayoría de universidades en las que se enseñan idiomas no cuentan con el español entre sus especialidades, y si lo dan es como algo opcional, con muy pocos estudiantes matriculados. A nivel de escuelas privadas, el panorama es aún más desolador, sin hablar de que los sueldos están por los suelos y los profesores tienen que hacer muchísimas horas de oficina. Hoy día, los requisitos para encontrar un trabajo como profesor se han endurecido, y ya no basta con ser nativo, ni siquiera con la experiencia. En las últimas ofertas que he visto, pedían como mínimo un máster o un doctorado, y aun así, el salario que ofrecían no era muy alto que digamos. Posibilidades para enseñar existen, pero se exige más formación y experiencia que hace unos años.

Has enseñado español en India, Costa Rica (a estadounidenses) y China, seguro que me dejo algún lugar…

Sí, Lituania…

¿En qué lugar te has sentido más respetado como profesor? y ¿Cuáles crees que son las mayores diferencias entre los estudiantes de cada nacionalidad?

En general, todos los alumnos que he tenido han mostrado siempre respeto y la interacción ha sido muy positiva, independientemente de la nacionalidad, pero si tuviera que destacar un lugar en el que me he sentido verdaderamente respetado ese es la India. Aquí me parecía incluso exagerado, cuando había estudiantes que me llamaban “sir”, por ejemplo. En China, los estudiantes también son bastante educados y respetuosos con los profesores, debido sobre todo a la fuerte educación tradicional china, donde el profesor es un ser incuestionable y al que siempre hay que rendir respeto, en muchas ocasiones inmerecido.

Creo que las diferencias entre estudiantes no dependen tanto del país como del contexto en el que aprenden. Por ejemplo, no aprenden y reaccionan igual estudiantes universitarios, ya sean lituanos o chinos, a los que los padres obligan a estudiar español y que solo se preocupan en pasar el examen, que adultos motivados que pagan por aprender en una academia privada, o mochileros que compaginan el aprendizaje de idiomas con actividades de aventura, como pasaba en Costa Rica. Pero si tengo que describir en breves pinceladas alguna característica común para cada nacionalidad diría que los lituanos son serios y con mucho tesón, los indios extrovertidos y creativos, los americanos muy participativos y con sentido del humor, y los chinos tímidos en general y poco dados a la creatividad.

Normalmente a los estudiantes chinos les cuesta un poco interactuar en clase ¿Cómo son tus estudiantes? ¿Te ha costado romper la barrera estudiante profesor?

Como comenté anteriormente, en general, mis estudiantes suelen ser bastante tímidos ya que no están acostumbrados a interactuar con el profesor en la clase. Durante sus años de instituto han sido educados para obedecer al profesor de turno y callar a no ser que se les pregunten directamente. Por otra parte, el sistema educativo chino no fomenta para nada la creatividad y cercena toda clase de pensamiento crítico, con lo que su rendimiento en tareas que demanden un esfuerzo creativo suele ser bastante pobre. Eso sí, la mayoría son muy simpáticos y cariñosos con los profesores, y no es raro el día en que te traigan un dulce o algo para picar, o quieran invitarte a comer o visitar su pueblo natal.

India y China son dos países en que adaptarse no es una tarea fácil ¿Dónde crees que te costó menos adaptarte? ¿En tu opinión cuáles son las barreras culturales más importantes en estos dos países?

La verdad es que, habiendo vivido antes en la India, la adaptación a China no fue nada complicada. Ya había vivido en mis carnes demasiados choques culturales y estaba curado de espantos en cuanto a condiciones de higiene, estado del tráfico, aglomeraciones, etc, con lo que no me supuso ningún trauma. Aun así, no creo que China sea un país fácil para los extranjeros a la hora de integrarse. Uno puede llevar una vida cómoda, estable, sin trabas e incluso llegar a formar una familia, pero el modo de hacer las cosas que tienen los chinos puede convertirse en una frustración constante, ya que sus razonamientos y actitudes divergen en demasía de los nuestros. Por otra parte, a nivel lingüístico, en India el uso del inglés está muy extendido (es considerado una de las lenguas oficiales), con lo que todo resulta un poco más fácil, mientras que en China, uno puede sentirse afortunado si da con más de dos personas que hablan algo de inglés caminando durante una hora por una calle, al menos una de Shaoxing.

Profesor de español en ChinaPaco reafirmando sus orígenes acompañado por la Guardia Roja

Vivir en Shaoxing

Volviendo a China, Shaoxing no es cómo Shanghai, Beijing y otras ciudades internacionales dónde uno puede tener una vida cómo en occidente completamente ajeno a China. ¿Cómo es la vida para un extranjero en Shaoxing? ¿Es grande la comunidad de expatriados?

En estos últimos años, el número de extranjeros en la ciudad se ha disparado al mismo ritmo que ésta ha ido desarrollándose y creciendo. Pero en septiembre de 2010, cuando llegué, todavía resultaba exótico encontrarse con un “laowai” por la calle. Ahora, a pesar de que todavía no pueda compararse a ciudades como Shanghai, Beijing, o incluso Hangzhou o Ningbo, se nota que la gente está ya más habituada a ver expatriados y no les llama tanto la atención. En general, la vida aquí no me parece difícil siempre y cuando no te apasione salir a bailar (aquí, las cuatro discotecas que hay son antros plagados de prostitutas y hombres de negocios, sin espacio para moverse) ni seas un fanático del queso. La comunidad de expatriados es cada vez más grande (solo españoles, conozco al menos doce).

(Sborto: Ni me hables del queso… en una ciudad “internacional” como Beijing me cuesta horrores encontrar queso decente y si lo encuentro vale su peso en oro)

¿Habías oído hablar de la ciudad de Shaoxing antes de mudarte ahí? ¿Te sorprendió lo que encontraste?

La verdad es que nunca antes había leído nada de esta zona, pero es que ni siquiera me sonaban ciudades más grandes como Hangzhou o Ningbo. Me sorprendió ver el nivel de desarrollo al que se había llegado en esta provincia y la manera que tienen de construir edificios. A día de hoy es algo que todavía me llama la atención, creo que algún día les va a estallar un pedazo burbuja inmobiliaria que lo van a flipar. Por otra parte, también me chocaron (y me siguen chocando) conductas y costumbres que pueden encontrarse en cualquier parte de China, como esas cincuentonas haciendo coreografías en mitad de la calle, la gente que va en pijama en moto, los abueletes caminando hacia atrás, el nivel de escupitajos por minuto, el camarero que te sirve agua casi hirviendo en el restaurante de turno, y tantos y tantos detalles que hacen de este país un lugar carismático y entrañable.

Hace unos días Diego de Experiencia en China hablaba de qué pase lo que pase siempre hay algún motivo por el que te acabas yendo de China. Ya llevas más de tres años aquí ¿Tienes planes de quedarte para mucho más tiempo? ¿Cuál sería una buena razón que te haría marcharte?

Leí este artículo hace unos días. Estoy de acuerdo con el autor en algunos aspectos, y sé que la vida aquí no es tan fácil como nos la quieren pintar, y que la mayoría acaba pirándose tarde o temprano. Por otra parte, conozco casos cercanos de amigos extranjeros a los que la vida le va fenomenal, tienen una relación estable (alguno ya hasta con hijos) con locales y no se ven viviendo en otro lugar. En mi caso, ya llevo tiempo planteándome la idea de irme y cambiar de país, pero no lo he hecho, principalmente, porque ya no hay tantas oportunidades fuera como antes, consecuencia inequívoca de la crisis que estamos padeciendo, y prefiero caminar sobre seguro. Si al final decido marcharme del todo, es porque me sienta demasiado quemado por un sinfín de razones que, aisladas quizás no sean para tanto, pero que sumadas acaban desbordando el vaso. “Cositas” como que siempre serás el “laowai”, el “otro”, por mucho tiempo que lleves aquí y muy bien que hables chino, los niveles de contaminación, la actitud de algunas personas, las aglomeraciones, la dificultad que entraña encontrar una relación sana y estable, la comida contaminada, el agua contaminada, los valores contaminados, etc.

Un clásico de Sapore di Cina. ¿Cuál es tu plato chino preferido?

Va por temporadas. Al principio era un fanático, como muchos extranjeros, del “Gong Bao Ji Ding” (宫保鸡丁) . Luego me decantaba más por el “Jing Jiang Rou Si” (京酱肉丝). Ahora mi favorito es, sin duda, el “Roumo Qiezi” (肉末茄子), aunque seguido muy de cerca por los otros dos. Recuerdo que escribí una entrada en el blog sobre el tema.

El blog de Paco

¿Cuáles son los motivos que te llevaron a empezar a escribir tu primer blog?

Antes de empezar el blog sobre la enseñanza del español, ya había escrito algo, como una especie de diario sobre mi experiencia en Italia en 2004, pero no conseguí sacar tiempo para mantenerlo y al final acabó perdiéndose (no consigo encontrar el enlace, creo que se borró por falta de uso, no sé). Mi idea era recordar de alguna manera mis viajes, más allá de hacer fotos, por eso lo empecé al estilo de un diario. Luego, con el blog sobre India, ya empecé a tratar algunos aspectos culturales y costumbres, no era solo un lugar donde hacer saber a mis seres queridos como estaba (más que nada porque de esos seres queridos, al final solo me leía mi familia más cercana, mis padres y hermanos). Descubrí que había mucha gente anónima que ni conocía, que comentaba las entradas y sentía interés por lo que contaba, por lo que decidí ir tocando temas más variados y adaptar un poco el estilo de escritura, un poco menos personal pero intentando no perder la frescura de los primeros “posts”. Ahora, con el blog de China, aunque ya no escribo con la frecuencia que me gustaría, intento seguir esa mezcla de diario personal y página sobre cuestiones chinas en general.

Mucha gente no se da cuenta del enorme trabajo que supone tener un blog y cuantas veces te planteas si tiene sentido seguir escribiendo. Eres blogger desde 2007 ¿Qué te ha impulsado seguir escribiendo durante todo este tiempo?

Como bien dices, no es para nada fácil escribir y mantener un blog en el tiempo, sobre todo cuando uno empieza a darse cuenta de que la gente a la que se supone que iba destinado, es decir amigos y personas más cercanas, apenas le echan un vistazo. Al principio es un poco duro, pero luego uno descubre de que siempre hay tres o cuatro personas que te siguen y con las que se puede interactuar sobre lo que escribes. Esta es la parte más bonita de escribir un blog, el discutir un tema concreto, que no se quede todo en un monólogo. Por esas personas (algunas de ellas quizás también estén leyendo esta entrevista) sigo y seguiré escribiendo, aunque mi ritmo haya decaído a entrada por mes.

Muchas gracias por aceptar compartir con nosotros tu experiencia y te deseo mucha suerte con tus blogs.

Gracias a ti por el interés y la difusión. Ha sido un placer.

¿Te ha parecido interesante la entrevista? ¿Quieres saber más sobre la vida de un profesor de español en Shaoxing? No dudes en visitar el blog de Francisco Vázquez Pásame esa China.

La primera parte de este artículo contiene una reflexión general sobre el coste de la vida en China.

La segunda, una tabla con los precios de los bienes y servicios más comunes en la mayoría de ciudades chinas. Hemos incluido transporte, servicios públicos, deporte y entretenimiento, restaurantes, bares y discotecas, comida y salarios. Ten en cuenta que estos datos se recopilan a través de una encuesta completada por nuestros lectores que viven en China. El cuestionario sigue aún activo y los precios relativos a cada ciudad se actualizarán en tiempo real a medida que se vayan recogiendo los datos.

Ten en cuenta que por el momento sólo tenemos los datos completos de Shanghai, Beijing, Shenzhen y Guangzhou, pero conforme nos lleguen más, añadiremos otras ciudades.

En la tercera parte del artículo calculamos el coste de vida mensual para tres tipos distintos de expatriados (a los que hemos llamado “el Ahorrador”, “el Expatriado Medio” y “el Derrochador”), para darte una idea de cuánto puedes gastar en China (obviamente se trata de una aproximación, ya que no podemos saber exactamente lo que compras).

En la última parte tratamos de dar respuesta a la fatídica pregunta “¿Es caro vivir en China?”, comparando el coste de vida en Shanghai con el de Roma, Madrid, Londres, Nueva York, Los Angeles, Bangkok y Hanoi.

¥
 
i
February 17, 2018

 

Coste de vida en China – Reflexiones generales

El coste de vida en China depende de la ciudad en que vivas (Beijing y Shanghai son, por ejemplo, mucho más caras que ciudades menos importantes como Chengdu o Kunming, que a su vez son mucho más caras que ciudades más pequeñas o pueblos) y de tu estilo de vida (si te gusta beber whisky con cola en los bares elegantes de Shanghai y comprar aceite de oliva virgen extra en City Shop, gastarás mucho más que si vas al Perry’s, un bar para estudiantes en Huai Hai Road donde una botella de cerveza Tsingdao cuesta 10 yuanes, y comes sólo comida china).

Espera pagar al menos 2.500-3.500 yuanes al mes por una habitación en un apartamento compartido en Beijing o Shanghai (a menos que quieras vivir en la periferia profunda). En otras ciudades los alquileres son más económicos, pero depende de cada caso. Tendrás también que pagar la electricidad, el agua, el gas e Internet. Según nuestros datos, no deberías pagar más de 400-600 Yuan al mes. Los gastos se refieren al apartamento entero, así que si vives con más personas, se reparten.

Te hará falta un móvil. Por lo general, 100 yuanes al mes son suficientes (teniendo en cuenta también Internet), pero depende del uso que le des.

En cuanto a la comida, un plato con una docena de jiaozi (ravioli) o de lamian (tallarines) puede costar entre 10 y 15 yuanes. Si por el contrario quieres comer carne y pescado a menudo e ir a restaurantes elegantes, los precios suben rápidamente. Depende de tu dieta.

El metro y el autobús son muy económicos, unos 5 Yuan al día (o 150 yuanes al mes). Los taxis son cada vez más caros, sobre todo en Shanghai y Beijing, pero siguen siendo mucho más baratos que en Europa y Estados Unidos.

En resumen: Alquiler (unos 3.000 Yuan) + gastos de la casa (unos 200 Yuan) + gastos del móvil (unos 100 yuanes con Internet) + comida (unos 2.100 Yuan si quieres una dieta de alta calidad y 1.100 si incluyes mucho arroz, pasta y patatas) + transporte (unos 150 yuanes) = 4.500-5.500 Yuan al mes.

Por tanto, el punto de partida son unos 4.500 Yuan al mes si vives en Beijing o Shanghai. Es evidente que hay que añadir gastos de ocio (viajes, cenas fuera, alcohol, cigarrillos, un poco de todo), ropa, seguro sanitario, visados, vuelos internacionales y gastos imprevistos.

Ten en cuenta que en China es muy común recibir diferentes beneficios además del salario. Desde 5 kgs de arroz por el Festival de Primavera hasta el reembolso de los gastos totales de alquiler, transporte dentro del país (taxi incluido), seguro sanitario, visado y un vuelo internacional al año.

 

precios en China

Tabla de precios en las principales ciudades chinas

 

 

 

Coste de vida al mes (perfiles)

En la tabla a continuación ofrecemos una lista de los gastos de tres perfiles que, aunque imaginarios, reflejan con bastante precisión tres estilos de vida diferentes.

El primero, al que hemos denominado “El Ahorrador”, es quien trata de ahorrar dinero como sea: alquila una habitación en un piso compartido muy lejos del centro de la ciudad, sólo utiliza el transporte público, apenas sale de fiesta y, en vez de comer en restaurantes, lo hace en casa.

El segundo, al que hemos llamado “El Expatriado Medio,” es aquel que se permite algunos “lujos” pero sin excesos. Alquila una habitación en un piso compartido en el centro, sale de fiesta de dos a tres veces por semana, de vez en cuando (especialmente de noche) toma un taxi y come fuera a menudo, pero se contenta con restaurantes chinos baratos.

El tercer perfil, llamado “El Derrochador”, es el de alguien a quien no le importa gastar: vive en un estudio en el centro de la ciudad, sin compañeros que le molesten, se mueve siempre en taxi, sale de fiesta muy a menudo, come sólo en restaurantes de “expatriados”, se permite dos masajes a la semana, etc.

 
  EL AHORRADOR EL EXPATRIADO MEDIO EL DERROCHADOR
Beijing 5.970 CNY 10.937 CNY 22.668 CNY
Guangzhou 5.621 CNY 10.814 CNY 24.570 CNY
Shanghai 6.431 CNY 12.312 CNY 27.450 CNY
Shenzhen 5.952 CNY 11.381 CNY 25.241 CNY

¿Es caro vivir en China?

Según los datos de Expatistan.com, el coste de vida en Shanghai es un 5% más bajo que en Roma, un 6% más alto que en Madrid, un 45% más bajo que en Londres, un 41% más bajo que en Nueva York, un 26% más bajo que en Los Ángeles, un 45% más caro que en Bangkok y un 77% más caro que en Hanoi.

No olvides que estas cifras tienen en cuenta sólo los costes, no los salarios. Así, por ejemplo, si vives en Nueva York y ganas tres veces más de lo que ganas en Shanghai, a pesar de los precios más altos, tu calidad de vida en Nueva York sería mayor.

Este razonamiento se aplica también a la inversa: es inútil elegir vivir en Hanoi, Vietnam, sólo porque es más barato si luego te pagan un tercio de lo que te pagarían en Shanghai.

Conclusión

Nuestra intención es recoger datos sobre el coste de vida y salarios de las principales ciudades chinas. Cuando tengamos suficientes datos podremos publicar estadísticas no sólo del coste de vida de varias ciudades chinas, sino también de la calidad de vida (económicamente hablando, o la relación entre los costes y los salarios de los trabajos más comunes entre los expatriados).

Preguntas frecuentes

¿Cómo recogéis y elaboráis los datos sobre el coste de la vida en las ciudades chinas?

Recogemos los datos mediante este cuestionario que pedimos rellenar a nuestros lectores que viven en China.

Cada vez que un lector rellena el cuestionario, los datos se actualizan automáticamente, mostrando la media de todos los datos enviados.

¿Por qué dais datos del coste de la vida de solo cuatro ciudades?

Porque, de momento, son las únicas ciudades donde contamos con datos suficientes para calcular medias “reales”. Conforme contemos con más datos, podremos añadir nuevas ciudades.

¿Cuál es la ciudad más cara de China?

Por el momento Shanghai, aunque Beijing se acerca en el precio del alquiler. Ten en cuenta que, cuanto más te alejas de la costa y de las grandes ciudades, más baja el coste de la vida.

¿Cuánto dinero debo ahorrar para tener un nivel de vida decente en China?

Esta es una pregunta muy frecuente, pero difícil de responder, pues depende no solo de la ciudad donde vivas, sino de tus hábitos. Para profundizar en esta cuestión, te aconsejo leer la sección de este artículo “Coste de la vida mensual (perfiles)”.

Online Teaching

Training Centers

Calendar

« December 2019 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31